jueves, 17 de febrero de 2011

LA SILLERÍA DEL CORO DE LA COLEGIATA DE TORRIJOS (III)

EL CORO ALTO
En cuanto a la iconografía del Coro Alto, se desarrolla en él una serie de escenas relativas a la Pasión de Jesús narradas, tanto en los Evangelios Canónicos como en los Apócrifos, además de recoger leyendas y tradiciones que surgieron a través de los siglos. La figura de San Pedro aparece de fondo en la mayoría de los sitiales, tanto en las llaves, su símbolo más tradicional, como en los diferentes momentos de la Pasión que coprotagoniza junto a Cristo.

Sitial 1
CRISTO TRIUNFANTE. SAN PEDRO Y SAN PABLO





Descripción: El primer sitial del coro de la Colegiata de Torrijos, que también es la puerta de acceso hacia la tribuna donde se encuentra el órgano, se divide en dos zonas.

En la zona superior encontramos la efigie de Cristo Triunfante, un busto de Jesús barbado y el pelo largo; con la mano derecha bendice y con su mano izquierda sujeta un báculo crucífero con la banderola, símbolo de la victoria del Resucitado sobre la muerte. Recorre toda la tabla una filacteria, con la inscripción “TV ES PETRVS, ET SUPEr hANc PETRAm” sobre la mano derecha y “TV ES VAS ELECcIONIS MIhi iSte”, sobre la izquierda, en relación con los dos personajes que aparecen debajo.

En la zona inferior, como hemos dicho, aparecen de pie las efigies de San Pedro y San Pablo, que sujetan entre los dos un cáliz con la sagrada forma. San Pedro se presenta como un anciano, con la barba corta y tupida; su cabeza tiene la tonsura, recuerdo de que fue el primer sacerdote. En contraposición, San Pablo resulta ser un hombre vigoroso, más joven, con la frente abombada y larga barba.

En la tabla, Pedro disfruta del lugar de honor, a la derecha, y Pablo a la izquierda. Aparecen representados según la iconografía tradicional, con los atributos más representativos: San Pedro con las llaves y San Pablo con el característico símbolo de su martirio: la espada.

Inscripción: La crestería ha perdido el friso con el letrero.

Comentario: Desde los primeros tiempos del cristianismo, San Pedro y San Pablo fueron venerados como las primeras columnas de la Iglesia cristiana. Ambos fueron los fundadores de la Iglesia en Roma, Madre y Maestra de todas las demás comunidades cristianas.
Predicaron con gran fortaleza el mensaje de salvación; y ellos dieron, con su martirio, el supremo testimonio de su fe en Cristo muerto y resucitado.

Pedro, escogido para ser cabeza de la Iglesia, “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia”, fue de Roma su primer obispo y se sentó en la sede romana para regir y enseñar. Obispo de los obispos, padre y pastor, recibió el nombre de Epískopos, “vigilante”.

Pablo, predicador insigne, fue elegido por Dios “Tú eres el instrumento elegido para llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel”, y viajó incansable durante treinta años por todos los pueblos y ciudades del Mediterráneo, llevando el mensaje de salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada