miércoles, 24 de marzo de 2010

HERMANDAD DE LA SANTA VERACRUZ Y NTRO. PADRE JESÚS AMARRADO A LA COLUMNA


Fecha Fundacional: 6 de Mayo de 1625

La Semana Santa, tal y como la conocemos hoy, comenzó a moldearse en España desde finales de la Edad Media. Los principales artífices de la organización de las procesiones fueron las cofradías, especialmente las de la Vera Cruz, existentes en multitud de localidades.

Sus raíces deben buscarse en el culto a la Santa Cruz, a partir de su milagroso hallazgo por parte de Santa Elena el 14 de Septiembre del año 320. En España, el leccionario de Silos, hacia el 650, incluye el 3 de Mayo el “dies Crucis”. La reliquia más antigua y de mayores proporciones que se conserva en nuestros días es la del monasterio de Santo Toribio de Liébana. Ésta pudo ser traída de Jerusalén en el año 444 por santo Toribio de Liébana, obispo de Astorga.

La primera cofradía de la Santísima Cruz es la del citado monasterio, fundada conjuntamente por los obispos Juan de León, Raimundo de Palencia, Rodrigo de Oviedo y Marino de Burgos, entre mayo y septiembre de 1181.

En Torrijos, la cofradía de la Santa Cruz se funda el 6 de Mayo de 1625, con sede en la parroquia de San Gil, “estatuimos y ordenamos y tenemos por bien fundar una hermandad de la Santísima Cruz de Ntro. Sr. Jesucristo, y queremos de aquí en adelante llamarnos sus esclavos, y que nuestra hermandad sea y se nombre de los esclavos de la Santísima Cruz, y para su honra y gloria y provecho de nuestras ánimas”.

Dos años después, concretamente el 15 de Mayo de 1627 (Idus Maii) la cofradía de la Santa Cruz recibió la confirmación de su fundación a través de una bula del Papa Urbano VIII, y que aún se conserva en el archivo de la parroquia.

En el año 1688, D. Francisco de Torres, en nombre de los mayordomos y cofrades de la cofradía de la Santa Cruz “que se celebra en la parroquial de San Gil de la Villa de Torrijos” pide al Cardenal Arzobispo de Toledo permiso para celebrar la fiesta “principal que hace dha. cofradía, que es a tres de Mayo para que en dicha festividad esté patente Ntro. Sr. Sacramentado y acudan los fieles con más fervor”.

En 1769, los hermanos de la cofradía de la Santa Veracruz, D. Manuel Alfonso de Alía, prbt., D. Salvador Ortiz de Otañez, prbt., Basilio de Alía, D. José de Espinosa, Andrés Díaz, Francisco López, Nicolás Florido, Gargencio Díaz, Miguel Rojo, D. Pedro López Lázaro Lucas, Manuel Nombela, Santos Bullido, Juan Díaz, María de las Casas, Leandro de Hervás, D. Mario Delgado, Lucas López, Miguel Vallés, Isidro Vallés, Ignacio Molina, Felipe Castellano, Antonio del Olmo, Alfonso de la Paz, José de Parra, José de Alba, Juan Corral, Manuel Serrano, Pedro Rodríguez, Tomás Rodríguez, Manuel López “herrero”, Manuel Fernández Zamora, Julian Vázquez, Manuel del Río, José Palomo, Juan Palomo, Juan López, Pedro Castaño, Bartolomé de la Fuente, y Juan Álvarez, otorgan poder ante Juan Francisco de Molina para presentar las nuevas ordenanzas en el Consejo de la Gobernación de Toledo.

Presentadas en Toledo, el 25 de Febrero de 1769 piden al cura de la parroquia de San Gil que mande su informe para recabar más información. Esto se produce el 2 de Marzo de 1769, en el dice que “no hallo ningún inconveniente siendo del agrado de V.E. en su aprobación”. El Cardenal Luís Fernández de Córdoba, Arzobispo de Toledo, las aprueba en forma ordinaria el 8 de Marzo de 1769.

La cofradía se extingue a raíz de la promulgación de la Real Orden de Carlos III de 17 de Marzo de 1784, por no tener autorización real o administrativa, aunque se siguen tomando cuentas de su patrimonio hasta la promulgación de la Real Orden de 19 de Septiembre de 1798, por la que las cofradías se vieron obligadas a vender sus bienes.

Después de casi 70 años sin dar culto a la Santa Cruz, su imagen titular, la cofradía se refunda el 22 de Abril de 1866. Es por tanto la primera cofradía en ser refundada después de los duros años en que se vieron despojadas de todos sus bienes y rentas.

A partir de esta fecha encontramos un absoluto silencio tanto en documentos como en acontecimientos históricos de esta cofradía, quizás por la desaparición de sus libros antiguos.

La siguiente noticia la encontramos 62 años después, en 1928, en el Almanaque Parroquial elaborado por D. Liberio González, en la que estaba presidida por D. Manuel de la Iglesia, contando con 79 hermanos.

A finales de ese mismo año, concretamente el 18 de Noviembre, se reunió la Junta Directiva formada por el presidente: D. Manuel de la Iglesia, vicepresidente D. Sabas Díaz, secretario: D. Vicente Miranda, tesorero: D. Daniel de la Torre y los vocales D. Román Díaz, D. Domingo Agudo y D. Elías Rivera para redactar unos estatutos que serían los que darían mayor estabilidad en el gobierno y en el régimen interno de los hermanos.

Partían de la base de que todos los que formaban parte de la Hermandad eran Católicos y hermanos, prestándose su auxilio en los momentos que se necesitaran, bien en ayuda material, económica o moral.

Los estatutos, después de ser aprobados por la mayoría de sus 85 hermanos, fueron enviados al Arzobispado de Toledo para su aprobación, que se produjo el 23 de Abril de 1929. Días después, el 19 de Mayo, se da el visto bueno a los estatutos por el Gobernador Civil de la provincia, según lo dispuesto en la Ley de 30 de Junio de 1887.

Los hermanos de esta hermandad vistieron, por primera vez, sus túnicas blancas, el Jueves Santo de 1946, siendo presidente don Alfredo Carrasco y secretario, don Melanio Rivera Sánchez (“tío Melano”).

La carroza procesional se estrenó en 1971, siendo presidente don Antonio Carrasco.

El Jueves Santo de 1988, la hermandad estrena la actual indumentaria, siendo presidente don Ángel Barrio.

En 1989, esta hermandad impulsó el diseño de los primeros carteles anunciadores de la Semana Santa de Torrijos.

El Miércoles Santo de los años 1989, 1990 y 1991, esta hermandad tuvo a su cargo la procesión en el barrio de “Las Colonias”, del Santo Cristo de Jesús de Medinaceli.

El 1 de mayo de 1993 se restaura la festividad de “La Cruz de Mayo”, con su correspondiente procesión presidida por el paso de la Santa Vera Cruz. Esta procesión no se celebraba desde el año 1936.

En 1997, se restaura la antigua imagen barroca, de finales del siglo XVII, de Jesús Amarrado a la Columna (“El Amarrao”), que viene a sustituir a la anterior de cartón y escayola muy deteriorada. Se da la curiosa circunstancia de que a la actual talla le fueron “incorporadas” unas manos algo desproporcionadas.

Han presidido esta hermandad: D. Alfredo Carrasco, D. Antonio Carrasco, D. Inocencio Frías, D. Antonio González Gómez, D. Julián Barajas. Desde 1989, la preside D. Ángel Barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada