miércoles, 30 de junio de 2010

TORRIJOS Y EL REY PEDRO I EL JUSTICIERO


Después desto partió el Rey de Córdoba, é vino para tierra de Toledo, é estovo algunos días en un su logar que llaman Torrijos á cinco leguas de Toledo. E fizo el Rey facer allí un torneo, é entró en él, é fue ferido en la mano derecha de una punta de espada, en guisa que estovo en grand peligro, que le non podían tomar la sangre: é estovo allí fasta que sanó. E otrosí ya sabía el Rey cómo el Obispo de Burgos, Don Juan de las Roelas, é Don Alvar García de Albornoz, que él avía enviado por mensageros al Rey Don Juan de Francia á le demandar que le diese por muger á Doña Blanca su sobrina, fija del Duque de Borbón, ya venían é traían la dicha Dona Blanca, é que enviaba el Rey de Francia con ella al Vizconde de Narbona, é otros grandes Caballeros de Francia, é que eran ya en Castilla, é que llegarán á Valladolid, do estaba la Reyna Doña María, su madre del dicho Rey Don Pedro, lunes veinte é cinco días de febrero deste año. E el Rey tenía estonce consigo en Torrijos á Doña María de Padilla, que la avía tomado en la villa de Sant Fagund quando iba sobre Gijon, segund dicho avernos: é el Rey amaba mucho á la dicha Doña María de Padilla, tanto que ya non avía voluntad de casar con la dicha Doña Blanca de Borbón, su esposa; ca sabed que era Doña María muy fermosa, é de buen entendimiento, é pequeña de cuerpo.
Crónicas de los Reyes de Castilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada